Antecedentes

La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas es el órgano gubernamental que se encarga, entre otras actividades, de  realizar las tareas de conservación para la recuperación de las especies de tortugas marinas que pueblan las costas de nuestro país.

En el mundo existen 8 especies de tortugas marinas, 3 de las cuales cuentan con una subespecie; en total existen 11 variedades. De éstas, 10 se distribuyen en aguas mexicanas y 9 se reproducen en nuestras playas. Por esta razón se ha denominado a México el país de las tortugas marinas.

La importancia de estos reptiles en nuestro país no sólo ha sido de tipo biológico. Las tortugas marinas han tenido un papel preponderante en la cultura de nuestras comunidades autóctonas costeras; fueron pilar importante de la economía de una buena parte de los pescadores, especialmente cuando en la década de los años sesenta dio inicio una pesquería de tipo comercial, básicamente estimulada por la gran demanda de pieles en el mercado internacional. En el estado de Oaxaca el comercio se promovió con el establecimiento de una infraestructura rústica suficiente para realizar la matanza, despielado y salado de la tortuga golfina. El acelerado desarrollo de esta pesquería le permitió alcanzar volúmenes de captura extraordinarios, lo que aunado al bajo porcentaje de crías que sobreviven hasta edad adulta y a la degradación ambiental, ocasionó que ésta, al igual que el resto de las especies de tortugas marinas, se incluyera en la lista de especies en peligro de extinción.

En la búsqueda de alternativas para la conservación de las diferentes especies de quelonios, en 1990 el Gobierno Federal decretó la veda total y permanente que protege a todas las especies de tortugas marinas. Esta medida, aunque resultó obviamente positiva para el recurso, también afectó seriamente a las comunidades humanas de las zonas tortugueras, quienes vivían de su aprovechamiento en todos los niveles. Por esta razón y para fomentar la actividad turística como fuente alternativa de ingresos, en 1991 el gobierno federal, a través del Código de Ensenada, sentó las bases para la creación de un Museo Vivo de la Tortuga, hoy denominado Centro Mexicano de la Tortuga, el cual fue construido en Mazunte, municipio de Santa María Tonameca, Oaxaca, en medio del corredor turístico Huatulco – Puerto Escondido.

El Centro Mexicano de la Tortuga inició operaciones y abrió sus puertas al público en los primeros meses de 1994 y desde entonces es el responsable de la operación de tres campamentos tortugueros (todos ellos de importancia estratégica para el Programa Nacional de Protección, Investigación y Manejo de Tortugas Marinas), así como de la atención de decenas de miles de visitantes al año, quienes en este Centro pueden conocer a 5 de las 8 especies de tortugas marinas, al igual que algunas especies de tortugas dulceacuícolas y terrestres.

Tortuga Carey en el acuario del Centro Mexicano de la Tortuga.

Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *